Puertas de Marfil.

La llave de Barahlai

Despues de enfrentarse en la carcel de Infimal contra el clerigo nigromante Malkavis, los aventureros regresan a Infimal solo para darse cuenta que estaba en llamas.
El pueblo lo quemo el clérigo que no logro llegar a la puerta este de 4 Salidas, ya no existe Infimal…

Los héroes encuentran al Gnomo Jacobo que les dice que lo mejor es quedarse a dormir en algún lado para pasar la noche, ya no queda nada en el pueblo, y esta seguro que en 4 salidas deben de darles posada…

Los heroes descansan…

Jacobo los lleva a 4 Salidas, es un camino largo donde encuentran a otro aventurero un hechicero de nombre Daskauter, y junto a el llegan a 4 Salidas.

Los recibe en el lugar el teniente Alinys, quien está en una reunión con el Capitán de la guardia de Krioss, Loraatrhas Ogrecrush, que se retira al momento.

Jacobo y los aventureros se presentan, Alinys les cuenta lo que sucedió en las tres puertas menos en la puerta Este, está seguro que es trabajo de La orden del Sol Negro que ultimamente se los ha visto dando vueltas y desenterrando cadáveres de los cementerios cercanos, la conversacion avanza con los aventureros impacientes.

Alinys les dice que siente lo del incendio de Infimal pero que no puede hacer nada, y se va, un soldado cerca escucha, es Carlove Tankard, hijo de Morris Tankard, el tabernero de infimal que murió en el incendio junto con toda la gente del pueblo…

Los manes le dan una carta la del Clerigo que vencieron en la carcel de Infimal, el man se percata que era un ataque organizado pero aun no sabe porque a su pueblo un lugar tan pequeño…

Después de esto el gnomo, que se habia ido, regresa con noticias, hay alguien que puede leer el scroll que encontraron junto con la carta del clerigo, una anciana llamada Ravaaga Dargkin que vive en el bosque, y el gnomo les dice que vayan, y ellos van en su busqueda.

Llegan donde la anciana a un lugar bastante sombrío, es una cabaña cerca de unos sembradíos de trigo bastante viejos y desgastados, detrás de la cabaña hay una pequeña chozita, ahí esta la bruja…

La bruja se asusta al ver la energia que emanaba el pergamino y reconoce su escritura como un lenguaje olvidado el Tamanico, temerosa de siquiera de tocar el percamino decide darle la habilidad de leer en ese lenguaje al hechicero, que lee el sigiente poema en el scroll:

Barahlai tiene la entrada a la puerta crepuscular….
Iralast tiene las centurias detrás de sí, nadie es más viejo que él, no se moverá sin la luna, ni abrirá su mano sin la estrella.
Vilya Nunca mira hacia abajo, siempre esta de celeste, la luna es su hermana y sus hijos las aves, ella tiene el cofre.
Eborat el durmiente alguna vez amo a la dama de celeste, pero no más, nunca ascenderá, sobre el vivieron los pequeños y solo ellos pueden empuñar el mango.
Silmeh Es el hermano menor de las 16 flamas, baila incesablemente sobre el que duerme, solo el puede doblar el acero del amante.

Luego de esto les explica que antes de las deidades ahora conocidas habian otras, los conocidos Dioses Antiguos, que eran las deidades primas de las cuales ahora conocen muy pocos, entre esos pocos, hay brujos muy ancianos, dragones, y entidades del bosque, les dice que los que se mencionan en el pergamino son las entidades que personificaban los elementos, y que a lo largo de la península hay diversos templos de aquellas deidades, que ahora están dentro de diferentes ciudades.

También les dice que la ciudad imperial de Krioss empezó siendo un pueblo bien pequeño que se llamaba Barahlai en honor a la antigua diosa madre de los elementos.

Lo interesante del asunto es que cada templo esconde una parte de la llave de un conjuro muy singular y poderoso que si cae en manos equivocadas puede ser terrible, la bruja esta diciendo estas uñtimas palabras, cuando de repente una flecha perfora su craneo… Los emboscaron…

Comments

que pueden hacer cuatro mortales sin ninguna afinidad entre ellos para impedir que el mundo caiga en una oscuridad eterna? Podra el llamado del deber juntar a estos 4 extraños en un epico viaje atravez de peligros y secretos que jamas debieron ser liberados de donde se guardaban.

La llave de Barahlai
alfredopiguave

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.